Empleados de San Martin temen por inseguridad tras asesinato de enfermera


1469134027237

Lo último que recuerdan con mucha alegría las compañeras de Martita, fue cuando llegó a la Unidad de Salud de San Martín hace meses a enseñarles a su nueva bebé. Estaba muy alegre porque ya tenía a la pareja de niños. Desde el pasado miércoles los dos hijos de la enfermera están huérfanos. La licenciada en Enfermería fue asesinada a balazos.

El homicidio de Marta Isabel Hernández Nieto se cometió en la calle principal del cantón El Mojón, en el municipio de San Martín el miércoles a las 4:00 de la tarde aproximadamente.

Ayer alrededor de cien empleados de la Unidad de Salud de San Martín paralizaron labores para acompañar  a la familia de la doliente y para exigir a las autoridades más seguridad y respeto a quienes residen en cantones y caseríos.

No hubo atención en la Unidad de Salud y tampoco se realizó visitas en las colonias y cantones del municipio.

Durante la vela de la profesional, los dos niños eran consolados por sus abuelos, amigos y compañeros de trabajo de  Martita, como cariñosamente le llamaban en la Unidad de Salud.

La enfermera estaba muy entusiasmada por su última bebé porque decía que le daría una vida mejor de la que ella llevó entre mucha pobreza y necesidades donde vivió con sus padres y hermanos.

“Era como madre excelente y como trabajadora muy aplicada. El martes estaba un poco angustiada porque su hijo mayor se dañó un brazo y ayer había pedido permiso porque lo llevaría al Bloom a realizarle algunas radiografías”, dijo una amiga de la víctima.

El lugar donde fue velado el cuerpo de la licenciada estuvo colmado de doctores, enfermeras, promotoras de salud, motoristas y todo el equipo de trabajadores de la Unidad Comunitaria de Salud Especializada de San Martín.

Todos los compañeros de labores abandonaron sus lugares de trabajo y acompañaron a la familia doliente. Eran muchos, el lugar no dio abasto e improvisaron una zona verde para colocar sillas.

Martita era muy querida y admirada por su sencillez y amor hacia las personas. Era muy conocida en el mercado municipal, en colonias, barrios, cantones y en otros lugares del municipio de San Martín donde se movilizaba para realizar su trabajo.

Desde hace meses se desempeñaba como enfermera comunitaria asignada al Equipos Comunitario  de Salud Básica (ECO) en el caserío Los Letona, en San Martín.

“Martita era una persona muy generosa, amable y entregada a su trabajo. Era completa, atendía curaciones,  controles prenatales, capacitaba para todas las enfermedades, atendía a niños menores de cinco años, adultos mayores y en campañas de vacunación”, expresó una amiga.

Foto/ Óscar Iraheta

Otra amiga de la Unidad de Salud recordó a su compañera como muy alegre, solidaria con la gente y sus compañeros. Tenía mucho amor a su gente, sus pacientes las veía como su familia y eso la hacía ser una gran enfermera.

“Eso nos queda de ella (enfermera) su amabilidad. Ella atendía a todas las personas, sin tintes políticos, religiosos, grupos sociales, a ella no le importaba nada de eso, era entregada a su trabajo.

Una esquela que no llena la necesidad de seguridad

Ayer por la tarde la ministra de Salud, acompañada por otras personas de la institución, publicó una esquela donde “lamentaban y condenaban el asesinato de Marta Isabel Hernández Nieto”.

Las autoridades afirman que su empleada tenía seis años de laborar como enfermera comunitaria en el Ecos Los Letona.

“Enviamos nuestra solidaridad a su querida familia, al personal de Salud que laboraba junto a ella y acompañamos el pesar de su familia por tan irreparable pérdida”, se lee en el pésame.

Sin embargo, para los compañeros de trabajo, ese acompañamiento del que hablan las autoridades no es el quieren, sino, el de una seguridad  física.

Los afectados se reunieron y discutieron un pequeño comunicado que elaboraron durante la reunión, en la cual acordaron un paro de labores hasta que las autoridades les escuchen y tomen acción.

Todos coincidieron que es tiempo de pedir a las autoridades que se les garantice su integridad física.

Los afectados realizaron una oración a Dios por el eterno descanso de Martita, lo que provocó que muchos lloraran al recordar a su compañera de trabajo.

En el comunicado los empleados expresaron: “condenamos el acto del cual fue víctima de la violencia social nuestra compañera Marta Isabel Hernández Nieto, dejando en la orfandad a dos menores de edad”.

“Solicitamos a los diversos sectores sociales y jefaturas locales se brinde  respeto a la integridad física y psicológica del personal que realiza diversas actividades en pro de la salud de la población sin distinción de raza, credo, estatus social, pensamiento político o religioso, en las diferentes comunidades y colonias en los diversos horarios”.

“Exigimos a las autoridades soluciones concretas ante el reciente acontecimiento y otros anteriores pedimos nos brinden garantías de seguridad e integridad del personal que labora en las diferentes ramas de salud-.

  • Visitas120

Previous Exfiscal Luis Martínez será investigado por vender justicia
Next Lo que debes saber de los diputados suplentes

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *