“Bonos” la única manera en la que el gobierno puede pagar el CIP


El Ejecutivo dijo que no tiene, por el momento, otra manera de obtener los recursos para pagar esta deuda.
ARENA aún no da su respaldo para que se autorice en la Asamblea la emisión de $1,200 millones en bonos.

El Gobierno reconoció ayer que la emisión de $71.5 millones en bonos es su única alternativa para pagar este 9 de octubre el capital e intereses de los Certificados de Inversión Previsional (CIP), y aceptó que de no honrar este compromiso, el Estado salvadoreño caerá en default.

“Nosotros no tenemos otra alternativa”, aseguró ayer Roberto Lorenzana, secretario Técnico de la Presidencia, al ser consultado por Diario El Mundo sobre la posibilidad de financiar el pago de los CIP con otra fuente de recursos que no fuera la emisión de bonos.

El funcionario añadió que la responsabilidad de “buscar la fuente de financiamiento” para pagar los CIP es de la Asamblea Legislativa, pues reformó la Ley del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP) para aumentar la tasa de interés que pagan estos instrumentos, pero no definió de dónde se obtendrían los fondos para cubrir este incremento.

La semana pasada, el Ministerio de Hacienda solicitó al Congreso la aprobación de un tramo de los $1,200 millones en bonos que pidió en febrero, para financiar el pago de los CIP y del subsidio a la energía. En total, solicitó $105.5 millones.

 

Riesgo de impago

Los CIP son instrumentos de deuda pública que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) están obligadas, por ley, a comprar con los ahorros de sus cotizantes.

Diferentes analistas advirtieron esta semana que si no se cumple con este compromiso, las calificadoras de riesgo colocarán el perfil crediticio del Estado salvadoreño en categoría default, o suspensión de pagos.

El default ocurre cuando no se cumple con las obligaciones adquiridas con acreedores, en los términos y plazos establecidos. Esta situación puede producirse con distintos tipos de deuda, como bonos o préstamos, y una de sus repercusiones más inmediatas es el aumento en el interés que se deben pagar a cambio de obtener más financiamiento externo.

En ese sentido, Lorenzana reiteró ayer la importancia de lograr un acuerdo con el principal partido de oposición, ARENA, pues su apoyo es vital para lograr los 56 votos que se necesitan para emitir los $1,200 millones en bonos. “Es un tema de acuerdo político. Si no hay voluntad política, no habrá acuerdo fiscal y el país no tiene viabilidad, desde el punto de vista financiero (sin dicho acuerdo). Es insoslayable el acuerdo”, afirmó el funcionario.

 

Plazo se acorta

El próximo 9 de octubre, el Gobierno salvadoreño deberá pagar a los cotizantes de las AFP el capital e intereses de los CIP; y Lorenzana confía en que se pueda lograr el cuerdo con ARENA antes de esa fecha.

El funcionario insistió en que se requiere voluntad política para lograr este consenso, aunque reconoció que la elección del nuevo Consejo Ejecutivo Nacional (Coena), la máxima autoridad de ARENA, atrasó de alguna manera las conversaciones.

“Hasta el 25 de este mes van a tomar posesión (los nuevos dirigentes de ARENA), y a partir de ahí van a empezar a conocer mejor la realidad. Es una situación en la que el liderazgo no se consolida todavía”, indicó.

“Técnicamente no le veo problema a un acuerdo, el problema es voluntad política. Mientras no haya un liderazgo suficientemente fuerte que pueda tomar decisiones políticas, va a ser difícil”, indicó.

El pago del subsidio a la energía, desde agosto hasta diciembre de este año, también depende de que la Asamblea apruebe un tramo de $34 millones en bonos.

Lorenzana aseguró que, en este caso, harán las gestiones correspondientes para no dejar de pagar el beneficio.

  • Visitas563

Previous Empleados de la Asamblea destruyen bus institucional
Next Aenean venenatis sapien quis enim tristique nec

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *